¿Tienes firma electrónica?

28 jul 2021

A estas alturas, es más que probable que ya tengas firma electrónica y seas como un nativo digital surcando los mares de internet, la red de redes. Si es que no y todavía te pierdes con tanto trámite virtual, en este post se explicará qué es la firma electrónica y para que se utiliza, así que toma nota.

Todo lo que debes saber de la firma electrónica

La firma manuscrita tiene los días contados desde que se legislara la electrónica en 2003. Este concepto jurídico tiene la misma misión que la escrita de toda la vida: aceptar y validad el contenido de algo. El objetivo de la firma electrónica es triple:

1. Asegurar la identidad del firmante.

2. Ofrecer completa integridad de los datos.

3. Irrenunciabilidad de lo firmado.

Qué es la firma electrónica

No es otra cosa que la agrupación de una serie de información electrónica vinculada a un documento electrónico. La firma electrónica identifica al propietario sin error, asegura que no se han producido manipulaciones ni ediciones en el documento firmado e impide la negativa posterior a decir que no se firmó el documento.

Está regulada por la Ley/59/2003 y tiene una sección completa que indica en cuáles situaciones la firma electrónica es igual que la manuscrita. En esta sección (Base Legal de las Firmas), también se trata sobre la normativa europea.

Aplicaciones de la firma electrónica

Las aplicaciones de la firma electrónica, según fuentes ministeriales, se centran en hacer por internet todas aquellas operaciones del día a día que precisen de una firma para su validación final.

Entre ellas se encuentran: solicitar un informe de vida laboral, recibir notificaciones electrónicas, firmar correos electrónicos o facturas, hacer la Declaración de la Renta por internet o solicitar cualquier cosa en la administración. La firma electrónica agiliza los trámites que tengas que hacer al ahorrarte desplazamientos innecesarios.

Punto de partida: certificado electrónico

El primer paso antes de operar con una firma electrónica es disponer del DNI o del certificado electrónico. Ambos están criptografiados, por lo que sus claves son imprescindibles para identificar la autenticidad del usuario. Este certificado se consigue en proveedores de servicio.

Proceso inicial de la firma electrónica

El proceso empieza cuando el usuario tiene ante sí un documento electrónico que debe firmar. Para ello necesita, como ya hemos explicado, el certificado electrónico, personal e intransferible.

Tal y como informan desde la página oficial de firma electrónica, cada dispositivo o app hace un resumen único y breve del documento que se quiere firmar. Si se modificara el documento, también se modificaría el resumen, codificado con clave personal. La aplicación genera otro texto con el resumen codificado y ese documento resultante es la firma electrónica.

Es importante que conserves ese resumen generado porque eso es la firma electrónica y es válido a todos los efectos legales. Consta de un código seguro de verificación (CSV) que da fe de que la copia impresa es igual que la electrónica.

Cómo se firma un documento

Al ser una firma electrónica, el trámite tiene que hacerse por un medio digital. Hay 2 opciones para hacerlo igualmente válidas. En ambas hay que tener el certificado electrónico.

1. Firma directa. Es la más adecuada para formularios, solicitudes o documentos administrativos de este tipo. También se puede firmar a través de VALIDe (Aplicación de VALIdación de firma y certificados Online y Demostrador de servicios de @firma) descargando un elemento que se usa con el navegador

2. Mediante descarga de AutoFirma, una aplicación especial para firmas del Ministerio de Hacienda. En este caso no es necesario tener conexión a internet.