Minicréditos. ¿Qué son y cuándo pedirlos?

26 oct 2020

Quizá hayas oído hablar alguna vez de losminicréditos o, si nunca has necesitado uno, vivas ajeno a su existencia. Los créditos rápidos que se solicitan cuando hay que hacer frente a un pago y no se puede. Por lo general, las cantidades ofrecidas en los minicréditos suelen ser pequeñas y los plazos de devolución, cortos.

Conseguir un minicrédito no es un proceso costoso ni en tiempo ni en burocracia, ya que los requisitos necesarios son sencillos para el usuario. Se considera un minicrédito aquel préstamo que se solicita para una cuantía desde 50 a 1.000 euros. La cantidad prestada en este préstamos rápido debe ser devuelta en los plazos establecidos por el prestamista para no entrar en un bucle de comisiones imposibles.

Los créditos online han proliferado mucho en los últimos tiempos motivados, sobre todo, por las altas comisiones de los bancos y sus exigentes requisitos. Internet ha abierto una puerta trasera distinta a los bancos para conseguir solventar problemas urgentes: los créditos rápidos a un golpe de ratón.

Minicréditos, los créditos online del siglo XXI

Los minicréditos sirven para que una persona obtenga sumas pequeñas de dinero con las que pueda hacer frente a una situación concreta. La idea principal es evitar que el cliente contraiga deudas que se alarguen en el tiempo. La cantidad de este microcrédito puede (y debe) ser devuelta a corto plazo y se ofrecen plazos razonables para hacerlo.

Gastos que no esperabas, problemas que necesitan ayuda urgente, gastos relacionados con la salud que no pueden obviarse y necesitan un crédito rápido… Las razones que llevan a una persona a solicitar un minicrédito son de diversa índole y nunca se preguntan. A diferencia de lo que sucede con las entidades bancarias, los motivos que te llevan a pedir un crédito rápido son tuyas y solo tuyas.

Estos préstamos rápidos se les conceden a todos aquellos que cumplan unos requisitos mínimos y no tengan recursos económicos suficientes. A esto se le añade que el endurecimiento de las condiciones bancarias les ha cerrado la puerta para pedir préstamos como se hacía antes. Los minicréditos se han convertido pues en el nuevo plan A del que necesita créditos rápidos (créditos online).

Los créditos online son el resultado de una modificación de paradigma. Los métodos de financiación están cambiando impulsados en parte por las nuevas tecnologías. El acceso rápido a pequeñas cantidades de dinero está impulsando a pasos agigantados el aumento de solicitudes de minicréditos.

Ventajas e inconvenientes de los créditos online

De solicitar un minicrédito en caso de necesidad a hacerse un adicto de la financiación onlinehay una delgada línea que no debe cruzarse. Aunque este sistema para conseguir préstamos rápidos puede desahogarte en un momento concreto, deberías estar al corriente de sus luces y sombras.

Ventajas de los minipréstamos

La concesión de créditos online para acceder a préstamos rápidos está proliferando y cada vez son más las financieras adeptas a esta metodología. Entre las fortalezas que hacen de los minipréstamos la mejor opción para conseguir dinero rápido están las siguientes:

1. Los trámites son muy sencillos.

2. El acceso a las plataformas prestamistas es muy rápido.

3. Las cantidades que se pueden elegir son flexibles.

4. El dinero se consigue en un tiempo entre 1-48 horas en función de la entidad bancaria.

5. Hay transparencia; de hecho, por ley están obligados a detallar todas las condiciones legales.

6. Orientan sobre la financiación con simuladores.

7. Son totalmente confidenciales.

Inconvenientes de los minipréstamos

Uno de los principales peligros de los minipréstamos es entrar en una espiral de comisiones de la que no sepas salir. Solicitarlos en un momento puntual y devolver el dinero en los plazos establecidos es el plan más sensato que deberías seguir. De no ser así, te encontrarías con estos contras:

1. Altos intereses y comisiones.

2. Muchas posibilidades de endeudarse más de la cuenta.

3. Si no se afronta la deuda, el cliente entrará en una lista de morosos.

4. Los intereses se incrementan si no se cumplen los plazos de devolución.

5. Los prestamistas pueden recurrir a la Justicia para cobrar su deuda.

El origen de los minicrédito

En 1974, una fatídica hambruna arrasó Bangladés. La población, inmersa en una terrible pobreza, era víctima de la inanición hasta que Muhammad Yunus buscó una solución altruista. Yunus, que lideraba el Programa Económico Rural de la Universidad de Chicago, se dio cuenta de la atroz situación e inició un plan de rescate.

Este hombre, que recibiría después el Premio Nobel de la Paz por su dedicación y entrega, quiso dejar 27 dólares a 42 mujeres. Estas se comprometieron a trabajar para saldar su deuda y Yunus consiguió recuperar su dinero al completo. Pero su plan, que sería el origen de los minicréditos, todavía necesitaba perfeccionarse.

Este emprendedor se tiró 9 años repitiendo la experiencia para poder establecer una metodología. Aunque conseguía que las clases más desfavorecidas devolvieran las cantidades prestadas, fue incapaz de lograr para ellos la confianza del sistema bancario. Por esta razón, decidió crear su propia entidad, el Banco Grameen, un banco dedicado a los minicréditos de carácter social.

Este banco, cuyo nombre significa “pueblo” en sánscrito, tuvo como motivación principal ayudar a las clases bajas sin obtener nada a cambio. La institución se fundó en 1976, pero no sería hasta 7 años después cuando logró legislarse como un banco independiente. No sería hasta el año 2011 cuando Yunus dejó su cargo al haber cumplido 72 años, límite establecido por ley para tener un banco.

Los minicréditos se han convertido ya en los préstamos rápidos del futuro. Aunque las ventajas superan los inconvenientes, no está de más hacer siempre un uso razonable de ellos. Para no convertirte en una víctima de las comisiones, antes de iniciarte en el mundo de los créditos rápidos, asegúrate de que podrás saldar tu deuda.

Las entidades que ofrecen minicréditos o créditos rápidos están aumentando mucho. Algún ejemplo de ellas es Wandoo. Esta compañía ofrece a sus clientes préstamos con un límite de hasta 850 euros que pueden devolverse hasta en 30 días. Además, la primera solicitud para un préstamo no tiene ni intereses ni comisiones para darte la bienvenida como te mereces.