El ahorro de vivir en una casa pequeña

29 mar 2022

Aunque cuando piensas en la casa de tus sueños, seguro que tiene más de 50 metros cuadrados, vivir en una casa pequeña tiene sus ventajas. Si no te puedes permitir una vivienda de 2 cuartos de baños, 3 habitaciones, piscina y trastero, no te tortures; piensa en lo afortunado que eres con lo que ahorras.

Las casas pequeñas son más baratas, no gastas tanto en decoración, comunidad, IBI, suministros y, encima, tienes poco que limpiar. No obstante, si aun viviendo en una casa pequeña tienes problemas para llegar a fin de mes, no te olvides de que los minipréstamos pueden echarte una mano.

Aspectos para tener en cuenta

La limpieza también es un punto a favor para decidirse por una casita con poco para limpiar. No necesitarás ayuda doméstica y podrás hacerte con la organización con muy poca planificación. Con un poco de mantenimiento, una casa pequeña será un espacio acogedor, ideal y ¡barato!

A continuación, se enumeran las ventajas de comprar una casa de unos 50 metros cuadrados, aproximadamente. Si tu intención era alquilar o comprar una vivienda, que no te frene el tamaño si esta será habitada por una persona o dos. En el caso de familias, quizá un apartamento no sea tan idílico como parece.

La compra o alquiler son más baratos

Comprar una casa de 80 metros cuadrados no cuesta lo mismo que una de 50. De hecho, es posible que encuentres una casa pequeña con reforma hecha a un precio bastante asequible. Puede que, dado el precio de la vivienda en España, siga sin ser accesible para todos, pero sí lo será para muchos.

Las entidades bancarias solo financian el 80% de la tasación, así que cuanto menos cueste, más posibilidades tendrás de pagar los gastos añadidos y completar ese 20% de la hipoteca. Cuanto menos cueste la casa, menores serán el impuesto de bienes inmuebles y la comunidad de vecinos.

Cuesta menos mantenerla

Tal y como está el precio de la luz y del gas, cuanto más pequeña sea la casa, más fácilmente la calentarás. Si te lo puedes permitir, pon doble ventana y notarás cómo se mantiene el calor al ser un espacio pequeño. De hecho, en muchas casas de reducidas dimensiones es suficiente la bomba de calor en lugar del gas natural.

Las reformas también ascienden su precio cuanto más grande sea el espacio para modificar. En 50 metros cuadrados, las puertas, ventanas, tarima y armarios los puedes arreglar sin tener que esperar a ahorrar tanto. Lo mismo pasa con las paredes si quieres dar un lavado de cara a tu nuevo hogar.

Gastas menos en muebles

Independientemente del tamaño, todo el mundo quiere una casa mona y apañada. Al fin y al cabo, es un espacio en el que necesitas sentirse muy a gusto y, en cierto modo especial. Cuantos menos metros cuadrados tengas, menos gastarás en muebles y en decoración.

Incluso es probable que con eso que te ahorras en tamaño, puedas echar mano de muebles un poco más caros o sofisticados que de verdad te impresionen. Presta atención a las corrientes que hacen los espacios más grandes y no recargues; mejor asume el espacio que tienes.

Saldrás más a la calle

Al no poder cambiar de escenario con facilidad por falta de habitaciones, es muy probable que necesites salir más a la calle. Si se mira desde un punto de vista positivo, tu vida social, cultural, gastronómica o deportiva, en función de lo que hagas ahí fuera, saldrá ganando.