5 Restaurantes de España para ir con dinero

16 may 2021

¿Dónde cenarías o comerías si no te importará tu economía? Entrantes de ensueño, carne o pescado para resucitar a un muerto, postre, café y acompañar tu velada con un buen vino… ¡oh sí! Como soñar es gratis y viene bien olvidarse un poco de la pandemia allá va una lista de 5 restaurantes de España para ir con dinero.

Si merecen el precio que pagas será decisión tuya porque la realidad es que solo son aptos para pudientes. Si te apetece probar uno porque eres de los que disfruta con experiencias nuevas en el paladar y no tienes dinero, recuerda que puedes echar mano de los préstamos online. ¿Empezamos?

1. Sublimotion. Ibiza

A este restaurante no solo vas a comer; vas a vivir una experiencia de los 5 sentidos. La gastronomía es una excusa para adentrarse en un mundo de sensaciones donde tecnología, arte y cocina se fusionan en un solo concepto. La mesa es tu escenario y tú serás la estrella invitada.

Sublimotion es resultado del trabajo de Paco Roncero y su equipo, quienes juntos suman 10 estrellas Michelín. Solo 12 comensales podrán cenar, previa reserva, en este espacio cuyo arte escénico te dejará sin palabras, eso sí, prepara la cartera porque la experiencia ronda los 1.600 euros

Diseñadores, ingenieros, músicos, guionistas, compositores, ilusionistas y, por supuesto, chefs, forman el equipo de este restaurante, posiblemente uno de los más caros del mundo. Esto, en realidad, no se puede contar, ¡hay que vivirlo! Y para eso, tendrás que trasladarte hasta Ibiza.

2. Restaurante Martín Berasategui. Guipúzcoa

Tras 45 años dedicado en cuerpo y alma al mundo de la cocina, Martín Berasategui puede presumir de tener 3 estrellas Michelín en sus fogones. Su restaurante es prueba de ello y en él podrás degustar un menú completito por 455 euros, un poco más económico que Sublimotion, eso sí, sin nada que envidiar.

Si prefieres tirar de carta, adelante, la variedad es amplia y ahí van algunas sugerencias que todas te saldrían por 279 euros (bebidas excluidas):

  • Ostras con jugo de olivas, emulsión de rábano verde y crujiente de lechuga de mar (58 euros).
  • Salmonete con cristales de escamas comestibles, espárrago blanco con azafrán y bombón líquido (88 euros).
  • Chuleta de cordero de leche, cebolla dulce trufada con tuétanos y picatoste (88 euros).
  • Toffee crujiente de avellanas, wasabi helado y escarcha de chocolate “Pacari” (45 euros)

3. DiverXO. Madrid

Según su propietario, David Muñoz, DiverXO es todo un mundo onírico donde la gastronomía adopta formas inéditas. La mejor manera de definir su cocina es vanguardista, golosa, hedonista y creativa… pero ¿y allí qué se come?

Lamentablemente, para saberlo tendrás que ir con 250 euros en el bolsillo sin bebidas (si las incluyes lleva 400 euros) y degustarás el “menú de los cerdos”. Para reservar tienes que comprar “entradas” como cuando vas al teatro. Si el día en cuestión son menos, pagaréis el menú de todos.

Las entradas puedes dárselas a un tercero si te resulta imposible asistir, y solo te devolverán el dinero si cancelas con 2 semanas de antelación. El precio que has pagado por esos tiques, te lo descontarán de la cuenta de tu experiencia gastronómica. ¿Te atreves a probarla?

4. El Celler de Can Roca. Gerona

Los hermanos Roca (Joan, Jordi y Josep) mezclan tradición con innovación y unas dosis de creatividad en un enclave natural privilegiado. El Celler de Can Roca tienes 2 menús degustación, uno más básico que ronda los 135 euros y otro más completo por unos 165 euros sin bebidas.

Incluirlas te sumará a la factura 55 y 85 euros aproximadamente dependiendo el menú que elijas. Los Roca dan mucha importancia al vino como verás en su bodega con la quieren convertirse en embajadores del vino a través de la gente que acude al restaurante.

5. Aponiente. Cádiz

Este restaurante representa el mar y sus sabores en pleno Puerto de Santa María. Recetas olvidadas del más profundo de los océanos y relacionadas con todo aquello que simboliza el mar: algas, plancton… Menús de agua salada y agua dulce para recordar al comensal esos placeres acuáticos a veces olvidados.

Para comer en Aponiente, prepara unos 315 euros para el menú del día con bebidas incluidas. Entre su oferta culinaria de agua salada: tortilla de camarones, cabeza de caballa o pepino marino. Si te va más el agua dulce, prueba los calamares de potera o las huevas de lisa.

Sí, son caros. Pero piensa que no solo vas a comer; vas a disfrutar de una experiencia para el paladar y para todos los sentidos.