Destino Rovaniemi

14 dic 2021

Se acerca la Navidad y con ella los sueños. Aunque no seas un niño, viajar a Rovaniemi es algo digno de hacer, por lo menos, una vez en la vida y sí ¡en Navidad! Está en plena Laponia finlandesa justo en el centro del Círculo Polar Ártico, pero ¿qué tiene de especial esta ciudad?

Rovaniemi es la ciudad natal de Santa Claus, así que con este habitante tan famoso la magia está más que asegurada para todas las edades tengas o no hijos. Aunque puedes visitarle en cualquier época del año, diciembre es especial en esta aldea a la que se accede a través de distintos medios de transporte sin inconveniente.

Si el dinero es para ti un problema, pero no quieres quedarte un año más sin hacer el viaje de tu vida, financia tu escapa y enamórate de las auroras boreales, el hielo, la nieve o el sol de medianoche. Eso sí, medidas COVID-19 bien leídas, que todavía estamos en pandemia.

La magia de la Navidad

Visitar Rovaniemi te permitirá hacer de la Navidad una experiencia única. De Helsinki a Rovaniemi hay vuelos a diario con la aerolínea Finnair. A la aldea, a tan solo 3 kilómetros del aeropuerto, se llega en autobús, taxi, coche o, si te atreves y te ves con ganas, andando (son 8 kilómetros).

Que ver allí

La aldea de Santa es lo más popular allí y está repleta de restaurantes para degustar la cocina finlandesa. Tampoco faltan las cafeterías para tomarte un chocolate caliente y disfrutar del frío polar y, como no, de tiendas en las que comprar algún que otro recuerdo de este viaje tan original.

Además de conocer al habitante más popular, no dejes de darte un paseo en trineo de renos y huskies. Las excursiones por la nieve en moto, aptas para los más atrevidos, también serán un recuerdo que te llevarás para siempre y si encima ves auroras boreales, habrás triunfado.

Dónde alojarse

En cuanto al alojamiento, la ciudad es muy grande y opciones no te faltarán. Hoteles, albergues, hostales, casas rurales… solo decide cuál encaja más con tu visita. También puedes alejarte un poco de Rovaniemi y vivir una experiencia ártica al completo, eso sí, abrígate bien.

Si alojarte en un iglú es el sueño de tu vida, visita Artic Fox Igloos y escoje el tuyo. En plena orilla del lago Ranuanjüarvi se alza esta comunidad de casitas de hielo más que preparadas para una estancia inolvidable. Están calentadas por paneles de vidrio y en una zona boscosa digna de ver.

Otra opción muy pintoresca es Apukka Resort, donde ofrecen al turista paquetes de 3 días para ver auroras boreales. Dormirás en cabinas a cielo abierto con todas las comodidades y la privacidad que necesitas sin renunciar al placer de sentir la naturaleza ártica.

¿Qué se come?

El reno es el producto estrella (y si no piensas en ellos tirando del trineo de Santa Claus, casi que mejor). Lo más típico es servirlo salteado y acompañado de frutas del bosque o mermelada de arándanos. Se come de muchas maneras y es un animal muy versátil a la hora de degustarlo: embutido, en filetes, picado, en salchichas…

La caza también es muy frecuente, así que el urogallo suele estar en cualquier menú que se precie. La carne de oso y de alce también son manjares para llevarse a la boca en Laponia. Si eres más de pescado, no te faltará el salmón, la trucha o el esturión, entre otros, ya que sus aguas tienen condiciones propicias para la cría de muchos pescados.

Prepárate par la Navidad y, si ahora no es momento de trasladarse a Finlandia, guarda este viaje en tu lista de deseos. ¡Soñar y curiosear es gratis! Y quien sabe, quizá con un préstamo online hagas el viaje de tu vida antes de lo que pensabas